Denuncian aumento de abigeato y falta de control en municipios del sur del Atlántico

Denuncian aumento de abigeato y falta de control en municipios del sur del Atlántico

Preocupante es la situación que se vive desde hace varios meses en los municipios del sur del Atlántico, donde el abigeato y el sacrificio ilegal de reces se han convertido en un verdadero dolor de cabeza para los pequeños ganaderos y dueños de fincas.

Gustavo de la Rosa, inspector de Policía de Suan, Atlántico, en diálogo con el Diario LA LIBERTAD, denunció el más reciente caso de abigeato que se registró en el municipio de Campo de la Cruz, donde más dos reces fueron hurtadas, luego sacrificadas y abandonadas en una zona enmontada.

Ante la aberrante problemática que ha tomado fuerza y prácticamente se salió de las manos, De la Rosa manifestó que, aunque el robo sigue siendo constante y los mismos se han reportado a las autoridades de Policía a través de informes, la institución ha hecho caso omiso a la situación y el robo sigue aumentando de manera desaforada.

De la Rosa manifestó además que aunque en los municipios se han logrado acuerdos para velar por la seguridad de los animales y el patrimonio de los ganaderos con patrullajes policivos, estos no se han venido adelantando por parte de las autoridades ni en la zona ni la rural.

“Se construyó una base militar que iba a tener un pelotón de 40 soldados para patrullar el área rural. Sin embargo, no tienen motocicletas y los patrullajes nunca se han realizado”, denunció el funcionario.

Aseguró De la Rosa que luego de sacrificadas las reces, estas carnes son distribuidas en municipios vecinos como Santa Lucía, Suan, Manatí y Campo de la Cruz, sin que hasta el momento exista un plan concreto de operativos para contrarrestar esta actividad ilegal.

Ante ello, el funcionario pidió a las autoridades pertinentes, entre ellas Secretaría de Salud departamental, inspectores de Policía, inspectores de la Sijin y comandantes de las estaciones de Policía del sur del departamento, realizar operativos en los establecimientos que venden estos productos para que demuestren la procedencia de las carnes.

Esta sería, según De la Rosa, la única forma de controlar el abigeato para que esa carne no se siga distribuyendo, toda vez que no cuenta con el proceso de calidad indicado para ser comercializada como alimento.


CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )