Egresados del programa de Música harán parte de Jóvenes Intérpretes 2020

Egresados del programa de Música harán parte de Jóvenes Intérpretes 2020

Emoción al límite! No hay otra forma de describir el sentir de tres recién egresados del programa de Música que fueron seleccionados por el Banco de la República para hacer parte de la Serie de Jóvenes Intérpretes 2020. Con una renovada propuesta de Jazz que fusiona el folclor de nuestra tierra y los ritmos de Brasil, los jóvenes participarán el próximo año de conciertos organizados por la división Cultural del banco.

“Estuvimos en una de las mejores salas de conciertos del país, ubicada en la Biblioteca Luis Ángel Arango de Bogotá, allí realizamos nuestro concierto final ante el jurado calificador el pasado 26 de agosto”, narró Alberto Puentes, pianista de la agrupación.

Para la categoría Jazz, sólo tenían un rival que vencer en Bogotá. El talento de estos jóvenes se hizo evidente ante el jurado y hoy son merecedores de un contrato con el Banco de la República para una gira de conciertos en 2020. Fechas confirmadas: una en Bogotá y otra en su ciudad natal, Barranquilla.

Río Arriba nació en 2017 del impulso y la creatividad de quienes para ese momento eran tres estudiantes de Música, continuaron trabajando juntos y a inicios de este año comenzaron a desarrollar la propuesta ganadora que hoy presentan.

El camino para obtener ese triunfo no fue nada fácil, como si se tratara de una película, horas antes tuvieron que modificar la presentación que habían estado preparando durante meses, la razón, el bajista tuvo un percance de salud que no le permitió viajar a Bogotá. Estaban a horas de su presentación final e incompletos.

“Fueron momentos demasiado tensionantes para nosotros, las reglas del Banco de la República son muy estrictas con respecto a cambios de último momento, pero por fortuna nos permitieron presentarnos con un integrante menos”, narra hoy de forma muy anecdótica Alberto Puentes.

Mary Ángel Múnera, vocalista de la agrupación, recuerda la experiencia como el momento que puso a prueba todo lo que había aprendido en su carrera. “Fue algo que ni como estudiantes nos había pasado, estábamos tan seguros de nuestro trabajo que tener que modificarlo a último momento fue un gran reto”, comentó.

Los jóvenes ensayaron rápidamente una propuesta sin bajo, instrumento vital en cualquier banda, se presentaron y el jurado los felicitó por haber salido adelante a pesar de la adversidad. “Ese día nos volvimos mejores músicos, no hay duda de eso”, mencionó Jesús Vergara, baterista de la banda.

En la audición final los intérpretes debían presentar su repertorio y también satisfacer los requerimientos del jurado que pondrían a prueba su talento en el jazz. Los jóvenes, contentos con su trabajo, esperaron los resultados días después que los consagró como ganadores.

Pero este no es el único reconocimiento que ha obtenido la joven banda, un par de días después de presentarse en la Biblioteca Luis Ángel Arango, viajaron a Cartagena para presentarse en el Festival Voces del Jazz, que ellos califican como uno de los más exigentes, donde se mide el nivel junto a grandes músicos de Colombia. El resultado, un gran tercer lugar que hoy los motiva a seguir trabajando como banda.

Los jóvenes profesionales se graduaron el pasado 20 de septiembre, hoy dirigen su agrupación para visionarla en el futuro. “Yo veo ‘Río Arriba’ como un proyecto a largo plazo, queremos y estamos buscando más espacios a los que podemos llevar nuestra propuesta para que más personas nos conozcan, eventualmente queremos grabar y paso a paso fortalecer este proyecto”, dijo Puentes.

Recientemente se presentaron en “Barranquijazz en el Bordillo” y siguen trabajando en ampliar su repertorio que ha contado con composiciones y arreglos de los tres jóvenes. Hoy agradecen todo lo aprendido en la academia y las enseñanzas de sus maestros.
 

¿Hacia dónde avanza la música?  Para Jesús la clave está en dejar de copiar y pegar ideas, “la gente reconoce y aplaude los nuevos sonidos, las nuevas propuestas. El conocimiento que brinda la academia junto a las ideas frescas de los jóvenes, son la clave” asegura.

“Como músicos debemos pensar en cómo hacer música que sea de calidad, de nuestro gusto y por supuesto, del gusto de nuestro público”, sugiere Alberto Puentes. Finalmente Mary Ángel reconoce la importancia de la academia en la formación como músicos, exigencia que recibió y que le permitió enfrentar situaciones como la que vivió en Bogotá.

Ahora deben continuar preparándose para los conciertos que ofrecerán el próximo año con el Banco de la República. Ellos son Río Arriba, una banda que fusiona los ritmos del Caribe colombiano, de Brasil, con la presencia inconfundible del jazz.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )