LEGALIZACIÓN EL CANNABIS  EN COLOMBIA, AVIVARÀ ECONOMÍA

LEGALIZACIÓN EL CANNABIS EN COLOMBIA, AVIVARÀ ECONOMÍA

La iniciativa para la aprobación legal de esta planta terapéutica en los diferentes países del mundo ha generado siempre fuertes controversias a favor y en contra, pero al final muchos sectores radicales   que al principio no aceptaban ese paso se convencieron que esa mata tiene utilidades medicinales, industriales y para su introspección.  

Indudablemente el monopolio estatal o la autorización de empresas privada en el campo del cultivo, comercio y venta de toda la derivación del cannabis sativa seria de suma importancia en Colombia, puesto que generaría ingresos   millonarios en dólares, lo cual podría ser de gran categoría para paliar la crisis económica en que se debate nuestro país. 

Para la nación la legalización integral del cannabis sativa no es tarea difícil, en primer lugar, porque somos un territorio ancestral en el cultivo de esta planta prehistórica, de igual manera se ha avanzado ostensiblemente en materia medicinal con la creación de empresas y en su uso lúdico con la denominada dosis personal. Aunque reconozco   que el actual gobierno no ha ejecutado los avances pertinentes para que este sector industrial se desarrolle inmensamente. 

En materia de la regulación total del cannabis sativa se han creado dos vertientes en relación a quienes manejaran lo referente a la legalidad. Si la empresa privada o el estado. De toda manera esta economía fructífera no se podrá desechar sino apoyarla para que algún día salga a flote el empleo y el bienestar social. 

A pesar que en Colombia surgió la ley 1787 del 6 de julio de 2016, por el cual se reglamentó el acto legislativo 02 de 2009, que hace referencia al cultivo, evolución, venta al exterior e investigación científica de la planta cannabis sativa, no se ha notado hasta ahora un importante avance económico en esa actividad agropecuaria. Pienso que en ese momento omitieron la ejecución de   programas para la drogodependencia y deshabituación, asimismo los riesgos de las conductas desviadas y delictivas que podría   originarse con la utilización frecuente de la misma.   

Otro elemento   que no se incorporó en la legalización del cannabis curativo y sus derivados fue que no se socializo con la comunidad en todo el territorio colombiano, pues ella podría haber aportado ideas de gran valor para edificar la futura ley. Del mismo modo no se le concedieron prerrogativas a grupos pertenecientes a empresas tradicionales que venían realizando actividades previas como cultivo, comercio, venta y los activos producto del vegetal medicinal.   

Con relación al cannabis, el estado colombiano le queda solo tomar el camino de la legalización del consumo recreativo y la industrialización plena, sin dejar atrás la realización de una intensa política de marketing, que por el momento sería con un toque cauteloso para poder ir entrando con paso firme al comercio mundial. 

A mi parecer nuestro país debería vincular a los   estados limítrofes para   unificar la normativa   referente al cannabis medicinal, industrial y recreativo. Con tal decisión el mercado internacional del vegetal sufriría un trascendental auge. En américa latina no se puede seguir permitiendo que los países aisladamente forjen estrategia sobre esa planta, como son los casos de Perú, México, Uruguay entre otros, digo esto porque   la unión hace la fuerza, y apuntaría algo más, crecimiento. JAIME VELEZ GUERRERO  

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )