La vida trasversal en nuestros tiempos

La vida trasversal en nuestros tiempos

Algo que caracteriza a la línea recta es que se extiende en una misma dirección. Extenderse en una misma dirección permite asegurar en principio condiciones uniformes, aspecto que contribuye a asegurar un menor grado de dificultad, toda vez que un camino donde no hay variedad contiene a su vez una ausencia de obstáculos premisa que otorga confianza y tranquilidad.

La línea recta en el escenario de la geometría podríamos tenerla como un inicio simple. Este inicio simple poco a poco se va tornando complejo. De esta manera en el recorrido dentro del espacio de la geometría se van construyendo figuras, ejercicio que va de menor a mayor hasta llegar a la cumbre de lo complicado.

Este preámbulo enlazado a través de la geometría se presenta como ilustración hacia la comprensión y el desarrollo del título escogido en esta ocasión. El inicio en efecto se avizora como un punto aislado que casi de forma imperceptible se va uniendo a otros puntos hasta lograr la composición de la unidad. Ese punto aislado es el hombre al que le va llegando la compañía que al unirse con ella edifica en este caso la familia.

Esta familia se encuentra dentro de un espacio que al comienzo se vislumbra como amplio y exclusivo para esta célula que se ha estructurado en la que los posibles encuentros entre diversas direcciones solo ocurren en un plano interior donde no se hallan tantos protagonistas, relevante facilitador de soluciones.

Robinson Crusoe en medio de que se encuentra en una isla que pudiera tener una diversa naturaleza, tiene a la vista una línea recta, una tierra única para él que no está obligado a compartir, tranquilidad disfrutada durante cierto tiempo que se altera de repente cuando aparece la huella de un pie claramente delineada en la arena. A partir de la percepción de esta evidencia se generan en el interior del solitario habitante de una isla sentimientos cargados de interrogantes o aprehensiones que notician el encuentro con alguien desconocido con quien tendrá que compartir el territorio. La línea recta comienza a hacer afectada en sus contornos.

Dejemos a Robinson Crusoe y volvamos a la familia que se ha configurado a partir del punto aislado, del primer hombre. La primera familia no tiene muchos miembros, solo dos hijos han sido procreados, pero solo este número es suficiente para que debido a unos caracteres y tendencias distintos se produzca una controversia entre parientes con grados cercanos de consanguinidad. Es aquí en donde comienza otro capítulo de la geometría, la línea trasversal.

Cuando las ciudades son de calles y de carreras únicamente la ubicación de direcciones se torna más expedita. Resulta distinto la operación de hallazgo de un sitio cuando en la nomenclatura citadina comienzan a atravesarse las trasversales. Las trasversales son en efecto los obstáculos que no desea tener la línea recta que si acaso solo quiere convertirse en un triángulo isósceles con iguales medidas y ángulos. Así es el comienzo de la sociedad, una línea recta que al principio como máxima complejidad es un triángulo donde si bien hay varias medidas y ángulos, estos son iguales, no se enfrentan, no se contradicen, solamente se unen.

Cuando las trasversales se cruzaron en el camino del mundo empezó a construirse la complejidad que día a día sube sus niveles como cuando el mar aumenta su intensidad y altura. Las trasversales cada vez ingresan a los diferentes escenarios. La vida de la sociedad es el encuentro de trasversales, unas más simples, otras más complejas, sin embargo, ahí están, indicando que han aparecido las dificultades y que en consecuencia se requieren las soluciones. Las trasversales aparecen en la atmósfera política, social, económica, tecnológica filosófica y hasta sanitaria.

Las ideas en lo político van en distintas direcciones de manera que se hace necesario que la ciencia política denomine a estas ideas, las organice, las clasifique y explique sus orígenes y desplazamientos. El modo de producir es identificado por los teóricos de la economía quienes se dan a la tarea de enseñarnos sus variables y resultados. Así acontecerá en otras escenografías, las diversidades no se harán esperar, en lo religioso, en lo étnico, en lo personal. En lo que nos rodea y proporciona insumos, y se constituye en ese sentido en medio de sobrevivencia las trasversales también tendrán su aparición. La tecnología que se presenta como ayudadora tiene el reto cada día de ser más accesible y de afectar menos la salud del ser humano. La naturaleza y el medio ambiente que se iniciaron como líneas rectas, auxiliando la sobrevivencia del hombre, igualmente se ven afectados por las trasversales, es decir, los daños que la humanidad les ha infligido y en consecuencia este fenómeno prende las alarmas porque el fruto de la creación reclama la solución a su agobio.

Las trasversales están en la sociedad de nuestro tiempo, ya no estamos ante la línea recta. Al contrario, nos está rodeando la complejidad que caracteriza el encuentro diverso de tendencias que nos obliga a detenernos y a reflexionar que la sociedad necesita orientarse y dotarse de principios, valores, reglas y habilidades que permitan sortear los obstáculos naturales de la vida trasversal. El ejercicio de hallar el lugar que se ubica entre trasversales requiere de paciencia, respeto y de una acertada orientación.

En algunos conglomerados el encuentro de trasversales ha sido tratado de mejor forma, en otros no se reconoce su existencia o no interesa si está en el entorno, esto pasa desde la familia hasta la sociedad.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )