CAMBIOS PROFUNDO EN LA POLICÍA COLOMBIANA

CAMBIOS PROFUNDO EN LA POLICÍA COLOMBIANA

Definitivamente ha llegado el instante para que la institución policial   sea sometida a una reforma estructural, con el fin de colocarla en una escala elevada dentro del contexto mundial pues en la actualidad se encuentra anclada en el pasado, lo cual le ocasiona constantes reproche de la opinión pública, inclusive muchas veces estos vienen de funcionarios que evaden responsabilidades en momentos urticantes, y proceden a lavarse las manos como Poncio Pilatos. De seguro con relación a las protestas nacional indefinidas en Colombia, los policías cargaran sobre sus hombros el peso de la ley disciplinaria y penal no así sus jefes por naturaleza constitucional de tipo municipal.  

Ahora bien, la policía es una institución indispensable para un estado demócrata por eso los partidos políticos   que tienen asientos en la corporación legislativa   debe promover sin espíritu de rivalidad una ley que transforme a este cuerpo de seguridad, pero para esto es imprescindible que los parlamentarios se asesoren con personas versadas en la materia para que surja una disposición sólida.   

No se puede olvidar incluir en la disposición que transformaría   la Policía lo referente a la cooperación integral   con el resto de países limítrofe de nuestra nación, pues la criminalidad cada día es más transnacional, lo que está   produciendo en el país un vertiginoso aumento del crimen organizado y de la delincuencia itinerante que, apropósito son los grupos que se movilizan de un lugar a otro cuando infringe la ley penal. Entonces es necesario ser claro que no solo los cambios estructurales a este cuerpo de seguridad se deben surtir en lo interno sino externamente, con esto indudablemente   se avanzaría enormemente en el campo operacional, científico y legislativo. 

Puedo decir sin tapujos que la Policía colombiana ha llegado a la cima   de una crisis institucional por eso es substancial que el congreso realice lo conducente y pertinente para que la sociedad tenga un futuro diáfano en seguridad, ahora queda en manos de los legisladores que pertenecen a los diferentes partidos políticos, no entrar en sectarismo, puesto que esto puede encandilar la razón humana llevándola a la pervertida pasión. 

En los actuales momentos la Policía colombiana no solo necesita   de palabras de apoyo sino de darle soluciones a la grave situación   que afronta. Digo esto en razón a que este organismo tiene que equipararlo salarialmente como sus homólogos en Latinoamérica lo cual podría ser aproximadamente $4.5000.000. Pero además habrá que acabar   con los rangos o grados policiales. Igualmente tendrán que ingresar a la institución con título profesional. De toda manera en esta columna periodística no se puede   explicar ampliamente los cambios que amerita el cuerpo de seguridad. Sugiero entonces que en todo el país se cree mesas ciudadanas que contribuyan a colocar ideas para una magnifica reforma, que deberá ser ejemplo para el mundo entero. 

Hasta cuando las tres órdenes de la rama ejecutiva de Colombia comprenderán que los miembros de los cuerpos policiales no pueden seguir patrullando en motocicleta ya que, según estudios profesionales, este vehículo origina enfermedades física y psíquica para los agentes, pero también son supremamente negativa para su seguridad, lo cual redundaran en la mala   prestación del servicio. Optemos desde ahora con automotores como por ejemplo los Ford Fiesta, Volkswagen Polo   entre otros. 

J

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )