Condenan a veinte años de cárcel a patrullero involucrado en muerte de Javier Ordoñez

Condenan a veinte años de cárcel a patrullero involucrado en muerte de Javier Ordoñez

En el marco de una audiencia por el caso de la muerte del estudiante de derecho Javier Ordoñez, fallecido tras haber sufrido un exceso de fuerza en un operativo policial en septiembre de 2020, uno de los patrulleros sindicados por el deceso aceptó su responsabilidad en los hechos.

El uniformado, identificado como Juan Camilo Lloreda Cubillos,  aceptó su responsabilidad en la muerte de Ordóñez, tras haber negociado un preacuerdo con la Fiscalía General de la Nación que, a través de la Dirección Especializada contra las Violaciones a los Derechos Humanos, llegó a un preacuerdo con el fin de obtener pronta y cumplida justicia.

De esta manera, Lloreda Cubillos admitió los delitos de homicidio agravado y tortura agravada, y colaborará con el pleno esclarecimiento de lo ocurrido. Adicionalmente, se comprometió a realizar un acto público de perdón dirigido a las víctimas como componente de reparación y muestra de arrepentimiento.

Este preacuerdo, avalado por el Juzgado Octavo Penal Especializado de Bogotá, contempla una pena de 20 años de prisión y multa de 1.500 salarios mínimos mensuales legales vigentes.

Durante la audiencia, la defensa de Lloreda aclaró que el mencionado preacuerdo se logró tras varios encuentros con los delegados de la Fiscalía, aclarando que no existió presión alguna para que fuera aceptado. El abogado defensor adujo que la motivación para aceptar el preacuerdo radica en la reducción de la pena. 

El uniformado pidió perdón a la Policía Nacional, la sociedad y la familia de la víctima, ratificando a su vez lo pactado con el ente investigador, y manifestándose dispuesto a cumplir con la pena de 240 meses de prisión.

En el caso también está vinculado el patrullero Harby Damián Rodríguez Díaz quien el 7 de octubre de 2020, quien relató en esa ocasión un escrito en el que solicitó la nulidad de todo lo actuado, así como de las pruebas recolectadas, según él porque se le había violado el debido proceso.

La muerte de Ordóñez tuvo lugar el pasado 9 de septiembre de 2020, cuando uniformados de la Policía Metropolitana de Bogotá acudieron, ante la llamada de los ciudadanos, a tender una riña registrada en el barrio Villa Luz, en el occidente de Bogotá, deteniendo a varias personas, entre las que se encontraba el estudiante de 46 años.

En dicho operativo, según quedó consignado en una serie de videos, los uniformados sometieron a Ordóñez con un arma eléctrica, y pese a tenerlo controlado, siguieron operando el dispositivo obviando el clamor del detenido.

Luego de haber sido trasladado al CAI, Ordóñez debió posteriormente ser llevado a un centro de atención médica, donde finalmente falleció.

El informe forense de la necropsia practicada por miembros de Instituto Nacional de Medicina Legal revelarían posteriormente que el cuerpo de Ordóñez evidenciaba traumas en el abdomen y la región lumbar, al igual que una serie lesión en su riñón izquierdo, el cual se encontraba ‘estallado’.

Dentro del dictamen de Medicina Legal también se mencionaba la presencia de un trauma en la pierna derecha causado por esquirlas de un proyectil de arma de fuego. 

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )