Un balance del primer año de pandemia

Un balance del primer año de pandemia

Mañana 6 de marzo se cumplirá un año de haber sido diagnosticado el primer caso de covid-19 en Colombia, se entregó un balance general de este duro periodo de cómo lo califica en el que se tuvo una afectación importante, como en la mayor parte de los países del mundo.

Pese a ello, destacó que «el sistema de salud, dentro de los objetivos que nos planteamos desde el principio, ha tenido una buena respuesta en el sentido de generar su capacidad, poder establecer la atención de la población y evitar todos los efectos negativos que se hubieran podido tener si no se toman medidas tales como el crecimiento en laboratorios, donde pasamos de 1 laboratorio a 165, crecimiento en Unidades de Cuidado Intensivo UCI, todo el desarrollo en el concepto de bioseguridad que se generó a lo largo de todo este año y el reconocimiento que se le hizo al talento humano en salud».

Además, se trabajó en inversión en infraestructura, entre otros temas, y, por supuesto, el proceso actual de inmunización de la población colombiana.
Señaló que muchos fueron los momentos difíciles que se vivieron en este último año, como el tener que declarar la cuarentena obligatoria y todo lo que eso implicó para los ciudadanos y el desarrollo del país.
«También, los momentos críticos que tuvimos por limitación de recursos para ventiladores, para adquirir elementos de protección personal, y todo lo que tuvo que ver con la negociación de los contratos para la adquisición de vacunas», agregó.


Asimismo, apuntó que cada vez que se ha salvado la vida de las personas, se ha convertido en un momento memorable y de gran satisfacción; así como «lograr de alguna manera que los colombianos no hayan tenido una afectación tan grave, donde hemos podido generar algún beneficio».
Para Ruiz Gómez este primer año de pandemia, que se convierte, a su vez, en su primer año al frente de la cartera de Salud, es como si «fueran cinco o seis años, cuando uno ve toda la cantidad de acciones, actividades y contingencias que nos han tocado tomar».

En su análisis, consideró que una decisión tomada que cambiaría sería el comienzo del uso obligatorio del tapabocas, ya que el país y las organizaciones internacionales de salud establecieron su uso, según él, de manera tardía, y ha debido ser desde el primer día.
Esto obedece a que el uso correcto de este elemento de protección personal es la medida más efectiva para reducir los índices de contagio, de acuerdo con la evidencia científica y, al principio, solo estaba estipulado para las personas que estuvieran enfermas o con riesgo de estarlo por las actividades desarrolladas, edad o comorbilidades.

Ahora, también, está la vacuna, pero eso no implica que se deban relajar las medidas de bioseguridad.
En cuanto al manejo de la situación, el jefe de la cartera de salud dijo que «me ha tocado hacer un máster de concertación y negociación. En una situación de pandemia siempre hay estrés y ansiedad y cada mandatario tiene sus responsabilidades y dificultades, esto es parte de la interacción y del aprendizaje».
Recalcó que Colombia es un país con un alto nivel de descentralización, entre esos su sistema de salud, en el que parte de la responsabilidad reside en los entes territoriales.
Vacunación
Dentro de los retos para este segundo año de epidemia de covid-19 en Colombia el gran reto es la consecución de la inmunidad de rebaño. «Tenemos ese objetivo y tenemos que lograrlo, es un propósito que no solo es del Ministerio, debe ser un propósito de todos».
Indicó que son importantes las acciones desde las EPS e IPS en todo el proceso de agendamiento para lograr ese objetivo.
«Aspiro que a final de marzo hayamos terminado la vacunación de las personas de primera línea, que son aproximadamente 370 mil personas, y estemos muy avanzados en la vacunación de las personas mayores de 80 años. Aspiramos cumplir esa meta, queremos cumplirla, esto depende tanto del Gobierno Nacional en el acopio de las vacunas necesarias, pero también depende de los territorios, en la celeridad con la cual se apliquen las vacunas, y en la acción de todos», aseguró.
Dio un parte de tranquilidad a la población en general, reiterándoles que la vacuna es eficaz y es segura, probado a nivel nacional y mundial. Si bien hay eventos y algunos son coincidentes con la vacunación, hay otros que están relacionados más con otro tipo de situaciones como nervios, por lo que no hay que anticiparse en las conclusiones.
«Con el Instituto Nacional de Salud y el Invima hay un sistema para todo el manejo de los posibles eventos adversos, análisis y estudio, hay que esperar los resultados para llegar a conclusiones. Muchas veces estos eventos se anuncian anticipadamente, pero esos efectos no son asociados a la vacuna. Tenemos un sistema establecido desde hace mucho tiempo para el análisis de cada situación de vacunación», aseveró el funcionario.
Finalmente, hizo un llamado a la ciudadanía a no bajar la guardia, especialmente en la próxima celebración de Semana Santa. Aunque el segundo pico en Colombia bajó, tanto en niveles de contagio y mortalidad, «ya nos demostró la temporada navideña que cualquier oportunidad que tuvimos para hacer reuniones familiares, para acercarnos, nos llevó a esta situación de mortalidad y afectación tan grande en las cuatro semanas de enero».

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )