LA GUERRA CONTRA LAS  NARCOCASAS U “OLLAS” EN BARRANQUILLA

LA GUERRA CONTRA LAS NARCOCASAS U “OLLAS” EN BARRANQUILLA

Hace pocos días  se pudo observar en el distrito de Barranquilla como en el resto del país unas series  de operativos policiales contra las llamadas organizaciones  que  expenden  drogas ilegales en espacios  cerrados  o casas .Realmente estas intervenciones  de gran envergaduras  no son nuevas, pues  unas de las que recuerdo fue en 2014 en pleno gobierno del ex presidente Juan Manuel Santos cuando ordeno una estrategia nacional  para contrarrestar la venta y consumo de drogas ilegales  en las llamadas   “ollas del vicio  ”. Ahora bajo el mandato de Duque se está ejecutando   un programa a nivel nacional llamado “100 días contra el microtrafico”,   quien a mi juicio  tampoco se vislumbra  que concentre  efectos médico-social.

Por conocimiento de causa  los operativos   para  reducir   la proliferación  de  venta de  drogas ilegales  en narcocasa son  sinceramente sofisma de distracción, en razón a que,  no  trae consigo resultado  óptimos para  reducir la drogodependencia y el narcomenudeo. Es que no se necesita tener altos conocimiento en la materia  para explicar que  después  de desalojar  y  aprehender  a los toxicómanos , estas ventas y  consumo se trasladan inmediatamente a otros  lugares   de la ciudad o de la periferia , como casos puntuales puedo mencionar las intervenciones policiales de otrora  en la “zona cachacal”  , ubicada en el barrio San Roque y “las colmenas” enclavada  en el corazón del mercado público de Barranquilla. Como caso curioso después  de toda esta  actividad circense los consumidores y vendedores   de drogas  se mudan a otras zonas, inclusive  utilizan la vía del  internet y los domicilios  para evadir  el acoso  de los cuerpos policiales.    

Insisto , que el exclusivo proceder  de intervenir   las “ollas”  en la ciudad  no es  ejemplarizante, pues nuestras  autoridades policiales y administrativa, deben enfocarse más bien  a otros caminos  como  la  política preventiva  , deshabituación , tratamiento  y reincorporación laboral . Es obvio que  para esto es necesario un plan de estado multidisciplinar  en las cuales varios  sectores como las E.P.S.  (entidad que presta servicio médicos) tienen que hacer parte activa, rápida y efectiva  con los drogodependientes no solo  consumidores de drogas ilegales sino  legales tales como el alcohol, nicotina o tabaco, cafeína  y  medicamento  empleado para narcotizarse. De hecho  sino  se engendra un plan serio  en este contexto, como prohibir la  ventas de drogas legales en supermercados y droguería, cualquiera iniciativa  que se fomente para  reducir la adicción  fracasará. 

Existe un gran obstáculo  que  evita  la extirpación súbita   de la venta ilegal de drogas  en Barranquilla y su área metropolitana, este es la rentabilidad que  deja la comercialización, pues algunas fuentes  de gran valía han  asegurado que el negocio del narcomenudeo puede dejar diariamente  sumas millonarias incalculables, lo cual va ocasionar  rivalidades entre  las diferentes estructuras  del delito que se traduce en  homicidios. 

Lo que  sí es verídico  en este  mundo del narcomenudeo es que  la demanda  de las drogas ilegal  no pertenecen únicamente  a  un estrato social socioeconómico , ya que en la misma  existe participación  , desde  las personas  en situación  de indigencia  hasta el encumbrado por lo que hace más difícil su reducción  o eliminación  en la faz  de Barranquilla y su perímetro. 

Es tan  oneroso el narcomenudeo  que  sus redes    no solo se encuentran en la ciudad sino  que se han expandido a los países limítrofes  que,  permanentemente  reciben  en pequeña escala  las  drogas  ilegales que proviene del país. En otros términos  la oferta y demanda en  el narcomenudeo   ha tomado un ribete   internacional. 

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )