Legado del inmortal Jorge Oñate

Legado del inmortal Jorge Oñate

Si hay alguien que tiene un legado a cuestas en el folclor vallenato es el cantante, Jorge Antonio Oñate González.  Nació en La Paz, en el departamento del Cesar un 31 de marzo de 1949. En el ámbito del vallenato era conocido como, ‘El Jilguero de América’ y ‘El Ruiseñor del Cesar’. Últimamente el marketing de su empresa lo rebautizó, ‘Jorge Oñate, La Leyenda’. Su carrera musical inició en 1968 y en su exitosa carrera artística obtuvo 25 discos de oro, 7 discos de platino, 6 de doble platino y un Grammy honorífico.

Otra de sus pasiones fue el fútbol, donde era un gran hincha del Júnior de Barranquilla y de la Selección Colombia. También incursionó en política como concejal de su pueblo La Paz Cesar y segundo en la lista del congresista Alfredo Cuello Dávila quien reemplazó en varias ocasiones en el Congreso de la República. En 1960 llega de la mano de su madre Delfina Oñate a Bogotá a estudiar en el colegio de la Universidad Libre. Su padre era Daniel González, pero él se coloca primero el apellido de su progenitora ya que ella fue papá y mamá.

En 1968, otra pasión era la música y Oñate que iba de parranda en parranda en Valledupar y gracias a su potente y afinada voz entra a trabajar en un grupo local llamado ‘Los Guatapurí, como el cantante principal. Su primer álbum grabado en el formato de Long Play se llamó, ‘Festival Vallenato’, con temas conocidos como: «Campesina Vallenata»,  «Lavandera». Poncho Zuleta era el guacharaquero. En 1969 ingresa a la agrupación de los Hermanos López y graba el álbum ‘Lo Último en Vallenato’, éxitos como «Berta Caldera» y «Gallo Viejo».  

En 1970 graba el álbum, ‘Diosa Divina’; en 1971, ‘El Jardincito’; en 1972, Reyes Vallenatos, en 1973, ‘El Cantor de Fonseca’ y ‘La Bodas de Plata’. Oñate parte la historia del Festival de la Leyenda Vallenata en dos ya que en 1972 acompañó al acordeonero Miguel López, al que se le llamaba ‘El Rey Mudo’, ya que ‘El Jilguero de América’, tocaba la guacharaca típica y sorprendentemente cantó en vez del acordeonero, ya que la ediciones anteriores cantaron los cuatro aires musicales sus acordeoneros. 

Al  momento del fallo se revisó el reglamento y no había ninguna cláusula que impidiera cantar a otro integrante del conjunto vallenato y Miguel López fue coronado como Rey Vallenato. De ahí en adelante aparecieron los cantantes en este concurso. Otro quien lo hizo fue Iván Villazón que también tocó la guacharaca y ganó el Rey Vallenato Gónzalo ‘El Cocha Molina’ en 1990. Oñate después de ahí comenzó una carrera llena de éxitos ya que todos sus álbumes casi todas las canciones eran las más sonadas.

A su vez comenzaron a despuntar Poncho Zuleta, Rafel Orozco, Beto Zabaleta, Silvio Brito y su eterno rival, Diomedes Díaz Maestre que tenía la gran ventaja de ser cantautor. Su rivalidad nació en los 80′, cuando ‘El Cacique de la Junta’, pegó sus canciones y el público se dividió. Oñate en las caseta decía, «El bizquito ese ya no quiere cantar vallenatos, sino imitar a Tarzán», otra frase fue, «Bizquito Desafinado» y la más popular fue, «Te acabaste cabo e’ vela, y ahora ni quién te prenda, jajaja», fue cuando Diomedes cae preso por el asesinato de Doris Adriana Niño.

Oñate era el menor de tres hermanos. Su primer matrimonio fue con Nubia Palencia, de cuya unión nació su hijo Juan Pablo Oñate Palencia, que fue asesinado en confusos hechos en 1999 a la edad de 24 años. Posteriormente se casó en segundas nupcias con Nancy Zuleta, con quien tuvo tres hijos, Jorge Luis, Jorge Daniel y Rodrigo (fallecido), y una hija, Delfina Inés. También tiene otro hijo llamado Jorge Antonio Oñate Dangond, producto de una relación extramarital con Claudia Dangond Castro. 

Oñate tiene un récord casi imposible de igualar ya que muchos de sus acordeoneros han sido reyes vallenatos cuando integraban su agrupación: Miguel López, Fernado Rangel, Cristian Camilo Peña, Raúl ‘El Chiche’ Martínez, Nicolás ‘Colacho’ Mendoza, Álvaro López y (Rey Vallenato y Rey de Reyes). En sus últimos años Oñate se había convertido al cristianismo, pero no cumplió el sueño de grabar un álbum completo. Paz en la tumba de un acérrimo defensor del vallenato puro, Jorge Oñate González.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )