Fraudes, la problemática que Air-e y Triple A quieren erradicar

Fraudes, la problemática que Air-e y Triple A quieren erradicar

Las empresas prestadoras del servicio de energía y agua en el departamento del Atlántico, Air-e y Triple A, respectivamente, enfrentan una problemática en común: el fraude del suministro a manos de muchos usuarios.

La situación más grave la enfrenta Air-e teniendo en cuenta que tiene mayor número de usuarios al prestar el servicio en Atlántico, Magdalena y Guajira.

Según precisó el gerente general de esta empresa, John Jairo Toro, anualmente por las conductas fraudulentas de algunas personas la empresa pierde $1 billón de pesos.

Expresó que éste sin duda es uno de los temas más críticos que tienen pues una compañía con 35% de fraudes no puede ser sostenible en el largo plazo, de ahí el llamado que han venido haciendo permanentemente con los grupos de interés para hacer uso legal de la energía y el trabajo que desarrollan con las autoridades para penalizar este delito.
Toro aseguró que a la fecha, en coordinación con las autoridades llevan 56 investigaciones penales para que aquellos que hurtan energía sean judicializados.

En el departamento del Atlántico las pérdidas por el fraude de energía llegan a unos $40 mil millones de pesos.
La empresa ha detectado este tipo de prácticas en todos los estratos y en todos los sectores que atiende, industrial, comercial y doméstico.
En el caso de Triple A, la empresa afirma que los fraudes causan la pérdida de unos 30 litros de agua potable por segundo, es decir, aproximadamente 80 mil metros cúbicos al mes, lo cual equivale al volumen necesario para llenar 31 piscinas olímpicas de 2.500 metros cúbicos cada una.

El caso más reciente que detectó fue en el sistema de conducción Ponedera – Santa Rita, en donde hallaron 14 conexiones fraudulentas hechas desde fincas de gran extensión y que de manera ilegal utilizaban el agua sustraída para sus labores privadas de ganadería, cría de animales y llenado de piscinas.

Las cuadrillas de Triple A desconectaron estas redes fraudulentas y la policía impuso los respectivos comparendos ambientales.

La empresa viene realizando en compañía de la Policía Ambiental, operativos a lo largo de la distribución del sistema de acueducto para salvaguardar el preciado líquido y garantizar las presiones del servicio.

El mes pasado, en tres operativos el sistema de distribución de agua potable Polonuevo – Baranoa, detectó y eliminó 26 conexiones fraudulentas que habían sido conectadas ilegalmente a las redes desde fincas de gran extensión, disminuyendo de manera significativa el flujo del preciado líquido hacia estos municipios.

“En Triple A estamos comprometidos con el cuidado del agua y con la prestación de un servicio de calidad, por eso continuaremos haciendo estos operativos e invitamos a la comunidad a denunciar esta mala práctica que afecta el servicio de acueducto, especialmente en los municipios y corregimientos del departamento del Atlántico” manifestó Ángela Marcela Ortiz, Gerente General de Triple A.

Lo que dice la Ley

Las empresas recuerdan a los usuarios que incurren en esta problemática que el código penal en su artículo 256 de la Ley 599 del 2000, indica: que el que mediante cualquier mecanismo clandestino o alterando los sistemas de control o aparatos contadores, se apropie de energía eléctrica, agua, gas natural, o señal de telecomunicaciones, en perjuicio ajeno, incurrirá en prisión de dieciséis (16) a setenta y dos (72) meses y en multa de uno punto treinta y tres (1.33) a ciento cincuenta (150) salarios mínimos legales mensuales vigentes.

Por su parte, el código de policía en su artículo 31, establece que modificar o alterar redes o instalaciones de servicios públicos, acarrea una sanción de 367.709 pesos.

Denunciar es importante

Tanto Air-e como Triple A seguirán con las jornadas de control de pérdidas, para sancionar e imponer las multas a quienes incurran en este mal comportamiento.

Los prestadores invitan a la comunidad a denunciar los casos de fraude, pues ello es fundamental para una mejor prestación del servicio.

El gerente general de Air-e precisó que en muchos casos, el fraude ni siquiera se lo hacen a la empresa sino a los mismos vecinos y en el caso de los apartamentos, lo hacen al área común, o sea que muchas familias pagan por el hurto que hace un usuario.

Agregó que es importante que los clientes legales reporten cualquier tipo de manipulación de las redes llamando al 115 o al 123 de la Policía Nacional.

Por su parte Triple A recuerda a la comunidad que su apoyo denunciando casos de fraude de agua es relevante para la prestación de un servicio de calidad, y que a través de su línea 116 y de la policía ambiental, pueden denunciar a quienes incurran en conexiones fraudulentas.

“No hay que perder de vista que estas conexiones fraudulentas afectan la prestación del servicio, causando la despresurización de la red y daños a la infraestructura”, señaló Ramón Hemer, Gerente de Operaciones de Triple A.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )