Nuevo testimonio sobre los hechos que rodearon la muerte de Ana María Castro

Nuevo testimonio sobre los hechos que rodearon la muerte de Ana María Castro

Este lunes 1 de febrero se dio a conocer la primera entrevista que rindió a la Fiscalía Mateo Reyes, uno de los tres acompañantes de la joven Ana María Castro el día que perdió la vida, y que hoy es testigo de los hechos.

Según el relato, revelado por Blu Radio, la joven se habría bajado con él de la camioneta Kia negra, sobre la calle 80, y, al parecer, en el arranque del auto se habría caído y golpeado en la cabeza.

Mateo Reyes aseguró que se encontraban en un establecimiento comercial en la 116, al norte de Bogotá, que había tomado whisky, aguardiente y cerveza, y que los amigos de Ana María; Paul Naranjo y Julián Ortegón, a quienes no conocía, dijeron que fueran a la casa de “no sé quién”, dijo el joven. Según la Fiscalía, habría quedado de ir a la casa de Ortegón, ubicada en el sector de Pontevedra.

Reyes resaltó que “se sentía muy mal y no se acuerda de la salida del bar”.

Sin embargo, relató que él sí estuvo en el momento en que Ana María cayó al suelo y se golpeó en la cabeza.

“Cuando íbamos por la calle 80 con 69, por donde ocurrió el incidente, alguno de los amigos me dijo que yo no podía ir con ellos a la casa, entonces pararon, yo me bajé del carro y Ana se bajó detrás mío, yo me subo al andén y Ana se quedó hablando con los ocupantes del vehículo por la ventana, no sé si la delante o la de atrás, lo que sé es que Ana ya estaba abajo de la camioneta, escuché discutir a Ana con alguno de sus amigos y les preguntaba “por qué, por qué” y de un momento al otro el que iba manejando el carro arrancó y como Ana estaba recostada sobre la ventanilla no sé si fue que quedó enganchada en el auto y como arrancó tan rápido, Ana se cayó al piso y se golpeó la cabeza, yo no sé si el carro la arrastró, pero sí giró antes de caer por la fuerza del carro al arrancar. Yo me acerqué a Ana a verla y observé que estaba quieta y no se movía, entonces yo entré en shock y mi primera reacción fue tratar de parar algún vehículo para ver si alguno ayudaba a llevarla a una clínica”, contó Reyes a la Fiscalía según el mencionado medio de comunicación.

Reyes, al estar en alto grado de embriaguez, dice no recordar mucho los detalles, pero aseguró que fue él quien alertó a las autoridades.

“Yo gritaba que llamaran a la Policía, que llamaran una ambulancia, yo logré llamar al 123 desde mi celular eso fue como a la 1:45 y a las 2:03, la verdad no tengo claro que les dije, supongo que les dije lo que había pasado. Después de eso me sentía muy mal, como que me acuerdo que lloraba, pedí ayuda, llamé a mi novia, Valeria Velásquez, eso fue como a las 2:10 y le conté lo que había pasado y ella me dijo que ya iba para allá a ayudarme, cuando ella llegó ya estaba yo con la Policía, pero para ser sincero de ese momento no me acuerdo. Valeria me dijo que cuando ella llegó al sitio, a Ana ya se la habían llevado”, concluyó Reyes.

La joven fue trasladada al Hospital de Engativá, al noroccidente de Bogotá, y luego remitida al Hospital Simón Bolívar, donde falleció a raíz de un trauma craneoencefálico, producto de golpes recibidos al caer, según el dictamen médico legal.

El testimonio de Mateo Reyes, sería uno de los más importantes que tiene la Fiscalía para asegurar que Paúl Naranjo y Julián Ortegón serían los presuntos responsables del homicidio de la joven Ana María Castro.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )