Comunidad colmada de basuras pide acciones| $238 millones de pesos costó enseñar a limpiar a Soledad de tanta basura en 90 días

Comunidad colmada de basuras pide acciones| $238 millones de pesos costó enseñar a limpiar a Soledad de tanta basura en 90 días

La contratación ha sido el tema céntrico de la administración del señor alcalde Rodolfo Ucrós Rosales, y no porque las leyes y normas lo impidan, sino porque para algunos entendidos en el tema, parece una especie de engranaje para cumplir al parecer con los pactos políticos y económicos de campaña, y que en caso de ser así, se estaría vulnerando los preceptos legales y constitucionales.

El afán desmedido de desbordar el presupuesto municipal quedó evidenciado en contratos como los $3.160 millones con el Hospital Materno Infantil, convenio con la gobernación del Atlántico por $2.200 millones y posterior con la Fundación Hambre Cero Internacional, contrato para entregar $1.000 raciones a los adultos mayores en medio de la Pandemia del Covid-19 por $2.060 millones ; es buen o aclara que muchos de estos recurso han sido dados de buena fe por algunos entidades para solventar las necesidades que viene padeciendo el municipio y se han apoderado para beneficiar algunos cuantos bolsillos sin lograr el objetivo para lo que verdaderamente fueron destinados.

Tal como el coronavirus se ha extendido en la salud de los colombianos, parece estar sucediendo los mismo con los tentáculos de la corruptela, la misma que parecen haber llegado a la Empresa de Desarrollo Urbano de Soledad (Edumas), extendiéndose por todos los sectores de la administración municipal.

En Soledad se logró superar el impacto ambiental que producían los carromuleros quienes recogían las basuras y las regaban en cualquier parte, en tal sentido se entregó la recolección de los desechos sólidos y disposición final a la Empresa Aseo Especial Soledad, quien tiene la responsabilidad de mantener limpia a la ciudad.

Se trata de un contrato por $238 millones de pesos, mediante el sistema de prestación de servicios de apoyo a la gestión para la realización de las jornadas de formación ciudadana en gestión urbana y educación ambiental-SOLEDAD CERO BASURAS’, cuyo manejo fue entregado a una universidad de Barranquilla.

El contrato fue pactado en sus pagos en el desembolso de $118 millones de pesos como anticipo y tres pagos de $40 millones de pesos, como todavía no estábamos en cuarentena por la Pandemia del Covid-19, este tipo de contratos debió hacerse por el sistema de selección abrevada o licitación pública por el monto de la cuantía a contratar y lo hicieron de manera directa lo que vulnera la Ley 80 de 1993, Ley 1150 de 2007, Decreto 1082 de 2015 y demás normas concordantes.

El deber ser es que la Empresa Aseo Especial Soledad, sea la que realice este tipo de capacitaciones en materia de aseo, razón por la cual la comunidad no se explica por qué se optó por contratar a terceros, que aunque cuenten con la competencia para tal fin educativo, se pudo haber aprovechado de mejor manera los recursos.

La comunidad considera que la administración municipal debe tener más presente las actuaciones de fondo que lleven a soluciones reales y no a intangibles representados en contrataciones para capacitación, pues la realidad de la municipalidad la muestran sumida en medio de las basuras a falta de un óptimo, efectivo y moderno sistema de recolección de basuras, que hace mucho más falta que venir a gastarse los rubros en lo que muchos llamarían inventos para beneficio de unos cuantos.

Resultaría lamentable que el paso de este gobierno quede marcado con huella en un sin número de contratos intangibles que nada le dejan a Soledad, pues una capacitación sin acción ni solución alarga la agonía de la población.

Así las cosas, el contrato firmado entre el gerente del Edumas y la universidad Americana, que a pesar de estar en capacidad profesional de brindar un sistema de formación excelente en materia de manejo de basuras, de nada serviría si el servicio de recolección no tiene capacidad, ni cobertura, ni modernización como tampoco disposición final de las basuras, pues seguirán en crecimiento los basureros en cada esquina.

El contrato que quedó establecido para ejecutarse en 90 días, despierta varios interrogantes entre la comunidad.

La misma comunidad que hoy solicita mayor efectividad y gestión, se pregunta; ¿Si con estos $238 millones de pesos se acabó por fin el problemas de las basuras en soledad? y para ser más directos, ¿qué deja esta inversión?

¿Cuántas toneladas de basuras se habrían recolectado en tres meses y qué tipo de basuras fueron recogidas por $238 millones de pesos? Este es en realidad el cuestionamiento de la población, quienes insisten que esta administración solo genera contratos para fundaciones y capacitaciones, pero en si no solucionan el problema de raíz, mientras tanto, la realidad de Soledad es diferente en medio de las basuras. Mucho se habla y poco de ejecuta.

Lo cierto es que los organismos de control, judiciales y disciplinarios deberían colocarle la lupa a Soledad, sólo así se lograría conseguir el mejor aprovechamiento de los recursos en materia administrativa y beneficiar a los soledeños y no a pequeños grupos que terminan dejando de lado al pueblo sumergido en la más completa miseria y pobreza.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )