LARGA VIDA A LOS «REYES»

LARGA VIDA A LOS «REYES»

El diablo no se lleva tan rápido a los malos para el infierno, los necesita vivos para que sigan siendo sus embajadores en este valle de lágrimas. Digamos que la tierra es una extensión o sitio VIP del  infierno donde viven los desalmados. Esos malvados solo mueren cuando se aburren de tantos actos de maldad o cuando ya han abonado el terreno para los estudiantes aventajados del maleficio. Ya en su último estertor hacen la sucesión o trasmisión del pedazo de infierno a los diablitos herederos.

Hagamos un repaso en la historia y verán que no miento: Dicen  que Hitler se suicidó, otros sostienen la hipótesis de que se fugó hacia la Argentina donde la vejez extrema le impidió (digo yo) el renacimiento de la Alemania nazi  no sin antes (digo yo) enseñarle al dictador Videla y compañía el libro sagrado del fascismo. Otro ejemplo es el genocida Pinochet quien hizo desaparecer físicamente a muchos chilenos, pero el diablo lo premió impunemente con una larga vida de 91 años y, no conoció la cárcel.

En Colombia, larga vida a: Alberto Lleras y Laureano Gomez los genios del nefasto Frente Nacional. Albertico murió a los 83 añitos de edad, Laureanito Gomes a los 76. Ínterin, los herederos: Carlitos Lleras murió a los 86 años, Alfonsito López a los 94, Julito Cesar Turbay a los 89, Belisarito Betancourt a los 95; Misaelito Pastrana fue quien murió un poco menos viejo, a los 73, pero su hijo continuaría la obra inconclusa. A Misael se le conoció como el fraudulento, sería mejor decir el fraudurápido, porque a las 10 de la noche de un 19 de abril de 1970, el presidente electo era el ex general del ejército Gustavo Rojas Pinilla, pero ese día a esa hora cortaron la energía eléctrica y cuando quiso regresar el fluido eléctrico el presidente ya era Misael. Yo por esa razón de peso he afirmado desde ese día que el fraude es más rápido que la velocidad de la luz.

El fraude fue esgrimido por Trump pero su show narcisista que fue acogido rápidamente por un sector del periodismo hipotecado como hipótesis medíatica no era cierto y no funcionó. Esta vez el rayo se devolvió como boomerang  e impactó a Donald.

Ni el Covid-19 hubiera matado a esos  vetustos inhumanos. Este virus no fue  creado en laboratorio, pero por si a alguien se le ocurre, debería inventar el Covid-19.000 a ver si la muerte con su guadaña hala a tanto bandido.

Estoy siendo condesendiente, Sólo la muerte por causas naturales tiene derecho a quitar la vida.

Dar y quitar son dos verbos justos cuando se trata de hechos escatológicos como la vida y la muerte. Es decir, solo la muerte por causas naturales puede quitar la vida. La vida es un milagro y un misterio al mismo tiempo, también la muerte. Ningún humano puede penetrar ni en el milagro ni el misterio para conocer su modus operandi.

Por eso la desaparición física o forzada se convierte en un dolor insoportable para los que respetan el milagro y el misterio sin importar si son familiares del eliminado o no, y más lacerante en el alma, si aquel desaparecido por la fuerza, luchaba por el derecho a lo más digno de los humanos que es la vida misma. Mataron al Nazareno considerado enemigo político del imperio Romano. Su muerte fue por causas políticas aún si el mismo no lo hubiese considerado. Hablar de amor y practicarlo es subversivo, porque solo el amor libera lo que el odio esclaviza. Y es que el amor no es humano ni es de este mundo, pero esparcir algo de su esencia en el ambiente ayuda a forjar un proyecto de vida y a eso le temen mucho los embajadores plenipotenciarios del diablo.

Matar y robar son delitos diferentes, con penas diferentes, con significados singulares, pero con resultados parecidos o iguales. Matar es robar la vida, cegar el futuro y la esperanza; robar es la misma vaina. Y pensar que la iglesia se inventó, entre los 10 mandamientos, no matar, no robar, pero varios jerarcas los prohijan, entre tanto, varios curas han bendecido las armas.

Nadie tiene derecho a quitarle derechos a nadie porque nadie le da derechos a nadie. Solo el milagro y el misterio tienen derecho a dar y quitar.

Los gobernantes podrán administrar las riquezas de todos, lo que no pueden es usurparlas, enajenarlas, robarlas, quitarselas a otros. No deberían llamarse gobernantes sino distribuidores. Y es que todos nacemos ricos, o acaso Dios le concede escrituras a unos pocos sobre la naturaleza.

Poner, es un verbo que puede dar, positivamente, resultados solidarios, colectivos. Donde falta algo o mucho, este verbo se hace hermoso: yo pongo, tú pones, todos ponemos, mientras el diablo no esté pescando. Porque, entonces la operación matemática sería: yo pongo, tú pones ellos ponen, todos ponen, pero unos codiciosos se quedan con todo, es decir un juego de mariquitas.

Decía  mi abuela que: «el que da y quita se lo lleva la Mariquita». En Colombia hay unos cuantos que no dan ni el saludo, pero si tienen la oportunidad de quitarle todo a los demás, lo hacen sin el menor remordimiento.

Parece que la Mariquita fue desterrada o extraditada, al menos. ¿Dónde estás Mariquita? Nos haces mucha falta en este país donde a la mayoría de los hombres les han quitado hasta las pelotas. Por lo que a mi respecta dejo constancia de que odio el fútbol.
CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )