Guillermo Peña y su “show” para no dejar la ‘gallina de los huevos de oro’

Guillermo Peña y su “show” para no dejar la ‘gallina de los huevos de oro’

Después de conocerse la decisión de la Fiscalía General de la Nación; de archivar el proceso que de abrió en contra del ex contralor del Distrito de Barranquilla, Jesús Acevedo Magaldi, por presuntamente haber incurrido en el delito de concusión; deja varias cosas para analizar.

La fiscal 60 Betzaida Guerra, fue enfática en afirmar que los chats y audios, revelados por el gerente de la empresa Triple A; Guillermo Peña, no pueden tipificarse como delitos. 

Al conocerse el pronunciamiento de la Fiscalía en torno a este caso, muchos miembros de la junta directiva de la empresa Triple A, que piden reservar la identidad, advierten que lo que protagonizó Guillermo Peña en julio pasado fue un “show” para mostrarse como un hombre transparente y atornillarse en la silla de la gerencia y se atreven asegurar, que de lo transparente está alejado de la realidad.

Y es que al parecer a Guillermo Peña se le olvida que esta gerenciando una empresa de servicios públicos que está intervenida por presuntos manejos irregulares y se niega a rendir cuentas a la ciudadanía.

Por alguna razón, en días pasados, Juan Emilio Posada quien es presidente de la junta directiva de la empresa en representación de la Sociedad de Activos Especiales; SAE; le pidió la renuncia a Guillermo Peña, e incluso se ha mostrado sorprendido porque el gerente aún no ha presentado su carta de renuncia.

Pero Guillermo Peña a lo largo de su trayectoria en las posiciones ejecutivas que ha ocupado, sus resultados han sido insulsos inanes. Cuando fue directivo de la extinta empresa de telefonía movil Celcaribe, estuvo a punto de llevarla a la quiebra; ha sido un hombre que desde que llegó a la gerencia de la Triple A, de ha dedicado a golpear con decisiones administrativas a las voces minoritarias que están en la junta directiva fe la compañía que está envuelta en un lío jurídico que involucra a la multinacional Inassa, que de llegar a perderlo, le costaría un multimillonario botín al país.

Lo que si también hay que evidenciar es que Guillermo Peña no trabaja solo en ese afán de tomar acciones en contra de los trabajadores de la empresa de servicios públicos. Un “dictadorsuelo” como Peña, está aliado con un hombre conocido en los escenarios judiciales como el “abogado del diablo”. Se trata de Charles Chapman, un abogado laboralista que normalmente es contratado para aniquilar las bases sindicales de las empresas.

Charles Chapman, el hoy aliado natural de Peña, no escatima esfuerzos para diseñar contratos laborales que le entreguen todas las garantías a los empresarios, mientras pasa por encima de la dignidad de los empleados.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )