La nueva manera de trabajar

La nueva manera de trabajar

En principio el título de esta columna refleja algún descubrimiento en estos tiempos en relación con la actividad laboral, pero en realidad no es así. Sin embargo, el título de la columna sí refleja una visión sobre la proyección hacia donde ha venido dirigiéndose el entorno del desempeño económico de la humanidad.

Ensayar algunas líneas sobre la automatización o la robotización sería repetitivo: la evidencia que emerge de la cotidianidad así lo dice, por eso creemos que son otros matices los que debemos describir. Sí, los cambios en esta era ocurridos en la actividad laboral no solo se concentran en el terreno de la automatización y la robotización, se trata de algo a lo denominaríamos como intrínseco. Lo llamaremos así teniendo en cuenta que nos referimos a una nueva conceptualización, a unos nuevos sentires y a unos nuevos pensamientos en torno a la realización de cada actividad. Por supuesto, lo intrínseco conlleva a lo extrínseco, de manera que los relevantes anotados desarrollan unas consecuencias.

Ingresando en el espacio de lo intrínseco, las modernas conceptualizaciones parten del extremo que contrata. En efecto, el oferente del empleo formula la oferta de forma precisa, es decir, delimita en la propuesta su necesidad y las competencias con las que debe contar el aspirante. Ahora, en lo que concierne al tipo de vinculación, la legislación laboral ha venido avanzando en una amplia gama de contratación, y por lo menos teóricamente, en cada modalidad de trabajo se protegen los derechos del trabajador y se establecen las obligaciones al contratante.

Del lado del trabajador, éste también advierte que la oferta laboral es precisa y que se debe remitir a lo requerido. Aún más, en este extremo también hay una claridad. El aspirante de hoy es conocedor de las habilidades que debe poseer y de las capacitaciones que debe recibir. En este sentido, se presentan articulaciones definidas, por ejemplo, tecnología e idiomas. Por el lado de las actividades intelectuales al lado del talento se recomienda aparejar con técnicas que optimicen la dotación. Un ejemplo de esto lo tenemos en el escritor que busca una mejor técnica para digitar y mejores prácticas para leer y redactar.

En el desarrollo de la actividad del trabajador lo presente es que a este no solo le corresponde concentrarse y lograr eficacia, eficiencia y celeridad, sino, que, en virtud de un mundo tan comunicado, ya es conocido que debe observar las técnicas de conservación de su propia salud. La tecnología colabora, pero también tiene su propio agobio, como quiera que a su vez cuenta con patología propia: síndrome del túnel del carpio, afectación del manguito rotador, irritación en la vista, exceso de radiación, insomnio, estrés, en fin, tanto, que algunos expertos señalan que las dolencias y enfermedades pueden ser de mayor tamaño. Entonces, es ahí donde aparecen otros aditamentos que conocen las entidades que asesoran sobre el riesgo laboral y psicosocial.

Actualmente se han venido desenvolviendo temas como el mejoramiento del trabajo en equipo, y especialmente en estos tiempos de pandemia, el teletrabajo. No obstante, ni aun en los países en desarrollo esto último es tan novedoso, pues la reglamentación sobre el teletrabajo ya estaba elaborada, inclusive, en el caso colombiano, el legislador teóricamente también plasmó el teletrabajo para las personas privadas de la libertad. Lo nuevo estará en la implementación, optimización y mejores prácticas, aspectos estos en los que se deberá incrementar el nivel de pedagogía.

Para recapitular, existe en el mundo una nueva ruta para trabajar, esto lo conocen todos los actores, el contratante, el trabajador, las E.P.S., las A.R.L., las aseguradoras de la actividad laboral. La diferencia estará en la aptitud competitiva de cada actor, en su conceptualización, capacitación, asimilación, optimización, incluido el mejor manejo del recurso, y en las mejores prácticas sobre la tarea a realizar.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )