Chicó FC casi no puede venir a Barranquilla porque microempresaria de ropa deportiva bloqueó bus por una deuda

Chicó FC casi no puede venir a Barranquilla porque microempresaria de ropa deportiva bloqueó bus por una deuda

De rodillas y llorando, microempresaria de ropa deportiva suplicó al Chicó FC, rival del Junior el pago de una deuda de 24 millones de pesos.

Este sábado el onceno tuvo inconvenientes para desplazarse desde Tunja hacia Barranquilla debido a un bloqueo por parte de un pequeño grupo de proveedoras de ropa deportiva que exigía un pago de 24 millones de pesos por parte de la directiva del cuadro ajedrezado, encabezada por el polémico exfutbolista Eduardo Pimentel.   

Las mujeres boyacenses se tomaron la salida del parqueadero del estadio La Independencia de Tunja, donde se encuentra la sede del club, y entre llantos y suplicas causaron un retraso en la partida del bus que debía transportar a los jugadores y al cuerpo técnico hacia Bogotá, que, posteriormente, debía tomar un vuelo hacía la capital del Atlántico para afrontar el duelo ante el equipo del Junior.

“Me tocó despedir a dos madres cabeza de familia porque no tuve con qué pagarles por culpa de ellos. Tengo documentos donde asumen la responsabilidad, pero no cumplen. Dicen que no tienen plata. ¡Que me pague!  ¡Que me pague! ¡Por culpa de él tuve que despedir a madres cabeza de familia!”, exigía Diana Rojas una de las administradoras principales de la empresa que surte la ropa deportiva de presentación al equipo.

“¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Ladrones! ¡Pimentel es un ladrón! ¡Y su hijo (Nicolás Pimentel) también es un ladrón que no sabe tratar a las mujeres!”, gritaba la mujer a las puertas del autobús.

“La ropa que tienen puesta es de nosotros, es la que no nos han pagado. Dicen que por la pandemia, pero reciben plata de Win, de la Fifa, de la Conmebol. No nos quieren pagar. Nos están robando y nos están tratando mal”, apuntó Rojas.

“Desde enero, por Dios, no podemos esperar más. Hice el contrato con Nicolás Pimentel (hijo del dueño) porque a él le entregué la ropa, y Eduardo Pimentel tiene que pagar”, decía la microempresaria, que en un momento de su protesta se arrodilló frente al bus y clamó entre lágrimas que le cancelaran el dinero adeudado para poder ponerse al día con sus obligaciones.

“Jamás hemos desconocido la deuda, usted tiene que entender estos momentos tan difíciles. Yo soy el encargado de los pagos, Eduardo Pimentel no tiene nada que ver, yo soy el representante legal”, comentó Ricardo hoyos, presidente del Chicó FC, en la llamada que fue escuchada por todos los periodistas presentes.

Finalmente, luego de una extensa y conmovedora escena, Diana Rojas se puso en contacto telefónico con Ricardo hoyos, y lograron llegar a un acuerdo para tratar de solucionar la situación el próximo martes.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )