Los mercados campesinos como solución a la crisis

Los mercados campesinos como solución a la crisis

Por: Nicolás Petro Burgos, diputado del Atlántico por Colombia Humana UP.

Impulsar programas en pro de la reactivación económica en el Atlántico es fundamental para que los efectos que trae consigo la pandemia que atravesamos no agudice la brecha social, por eso,  debemos concentrar los esfuerzos en mitigar la desigualdad social, garantizando así una mejor calidad de vida para los sectores más vulnerables en el departamento.

Estos sectores sociales encabezados por campesinos y agricultores a lo largo de la historia se les ha relegado, lo que ha  imposibilitado el desarrollo estructural de estos,  a causa de variantes en términos de inversión, leyes o promoción del mismo. Esta realidad fue lo que me impulsó a radicar una ordenanza enfocada en la seguridad alimentaria, como un reconocimiento al sector más importante de la economía y de la sociedad colombiana: el campesinado.

Las cifras hablan por sí solas: en el Atlántico el índice de pobreza multidimensional – que corresponde a las múltiples carencias por parte de hogares y personas, tales como acceso a la salud, la educación, nivel de vida, etc- se ubicó en 20.1% para el 2018, distribuido entre cabeceras y zona rural. El índice mostró para la primera, un porcentaje  de 19.0, y para la segunda un preocupante 43.9%, demostrando con esto el atraso secular de estos particulares territorios.

Según cifras del DANE para ese mismo año, los municipios del Atlántico con mayor pobreza se ubican en la subregión sur del Departamento, específicamente en los de Luruaco, Candelaria y Campo de la Cruz.

En cuanto a las necesidades básicas insatisfechas (NBI), los municipios con altos indicadores se ubican en el sur del Atlántico, incluyendo a Luruaco, Repelón, Santa Lucía, Candelaria y Campo de la cruz, con porcentajes NBI que oscilan entre el 20% y 30%. Los porcentajes en los restantes municipios tienden a disminuir a medida de su cercanía con el área metropolitana de Barranquilla.

Entendiendo lo anterior y reconociendo el  término de seguridad alimentaria como la disponibilidad de alimentos, el acceso de la población a estos y el aprovechamiento biológico de los mismos. Lo que se busca con este proyecto es: fomentar de la participación de organizaciones campesinas a través de Mercados Campesinos, en los cuales se adoptarían lineamientos estratégicos de la Política Pública para la Agricultura Campesina, Familiar y Comunitaria Rural y Urbana.

Lo que proponemos desde la Colombia Humana es crear esquemas de comercialización de bienes y servicios agropecuarios a nivel local caracterizados por:

1. La presencia y gestión, de manera exclusiva o principal, por parte de productores y organizaciones de agricultura campesina, familiar y comunitaria.

2. La Ausencia o mínima intermediación en la compra y venta de productos

3. La venta de productos frescos y de temporada

4. La Promoción de alimentos y productos propios del territorio

5. La búsqueda de un precio justo tanto para el productor como para el consumidor;

6. El fomento de la agricultura limpia o agroecológico

Estos esquemas de comercialización operarían en parques, escuelas, y otro tipo de espacios de tipo público en Barranquilla y demás municipios del Atlántico. Garantizando el funcionamiento de los mercados campesinos se benefician quienes vendan sus productos y a su vez la ciudadanía en general que accedería a productos básicos a mejores precios que en cualquier supertienda o Cadena de supermercado.

Por eso, como líder de la oposición en el departamento y como vocero de minorías, le solicito a la gobernadora, Elsa Noguera, atender este proyecto y así reivindicar a los campesinos del departamento y garantizar la seguridad alimentaria de todos los habitantes del Atlántico.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )