Temor en el Catatumbo por masacres frecuentes

Temor en el Catatumbo por masacres frecuentes

Luego de las masacres que en el último mes se han registrado en la zona del Catatumo, las diferentes poblaciones que la comprenden se encuentran en una interminable incertidumbre.

El asesinato de tres personas en zona rural de Ábrego, Norte del Santander puso de nuevo en el mapa de las masacres a esa zona fronteriza con Venezuela, que con el pasar del tiempo se ha visto afectada históricamente por la violencia de los grupos armados.

Las víctimas de dicha masacre, fueron asesinadas a tiros el martes, y sus cuerpos fueron encontrados apilados al borde de una carretera que conduce al caserío de Capitanlargo.

El asesinato de los tres hombres en Ábrego, sería la octava masacre perpetrada en Colombia en tan solo las dos últimas semanas, matanzas que han arrasado con la vida de 40 personas en zonas azotadas por la violencia de Arauca, Nariño, Valle del Cauca, Antioquia, Cauca y Norte de Santander.

El triple homicidio ocurrió en un sector conocido como Paloquemao, según el coronel de la Policía de Norte de Santander. Las víctimas fueron encontradas con impactos de balas en sus cuerpos.

Los asesinatos en el Catatumbo hacen parte del recrudecimiento de la violencia por la confrontación entre grupos armados como las guerrillas del Ejército de Liberación Nacional (Eln) y el Ejército Popular de Liberación (Epl), esta última dedicada al narcotráfico, que se declararon la guerra tras la desmovilización de las Farc.

La disputa por el territorio, un corredor estratégico para las bandas dedicadas a las economías ilícitas, pone en peligro la vida de más de 250.000 personas de la región que son obligadas a desplazare en algunos casos, o quedan bajo el fuego cruzado o atrapadas en sus casas por los “paros armados” que hacen ambas guerrillas para mostrar quién tiene más poder.

En esa guerra además, se enfrentan organizaciones criminales y grupos paramilitares como los Rastrojos, el Clan del Golfo, o la disidencia del Frente 33 de las Farc.

”Detrás de este desbordamiento de violencia hay un resurgimiento de actos atroces y también de actores que hemos relacionado ligados al paramilitarismo y al narcotráfico en zona de alto control de la fuerza pública que es lo que más nos llama la atención”, explicó Wilfredo Cañizares, director de la Fundación Progresar.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )