“El asunto del coronavirus no es como lo están pintando los epidemiólogos”

“El asunto del coronavirus no es como lo están pintando los epidemiólogos”

Dice Fernando Vallejo:

“Pienso en los millones de dramas personales que han resultado en estos días que llevamos de cuarentena para sumárselos al gran desastre que era el país antes de esta desgracia provocada por el miedo, la deshonestidad y el error”

Sus epidemiólogos lo están aconsejando mal. Como Anthony Fauci al presidente de los Estados Unidos y como todos los asesores epidemiólogos a los demás presidentes que han puesto en cuarentena a sus países. Están equivocados y su equivocación equivale a un crimen contra la humanidad. El asunto del coronavirus no es como lo están pintando los epidemiólogos, y antes de que aparecieran estos en escena como lo pintó la prensa del mundo. El COVID-19 no es tan terrible, y con cuarentena o sin ella se irá cuando haya millones de portadores sanos infectados por él, los cuales han desarrollado anticuerpos contra él como si los hubieran vacunado. Mientras más infectados por el COVID-19 haya mejor. (Recomendamos las crónicas de Fernando Vallejo sobre la pandemia: La histeria del coronavirus).

Sospecho que en el mundo hay muchos millones, acaso cientos de millones, y sanos. Y esa será una buena noticia aunque no le va a gustar a la prensa que ha propagado el miedo ni a los epidemiólogos. Estos se están comportando con una ligereza, si no es que deshonestidad, criminal. Están pasando por alto los dos factores esenciales de una epidemia como la del COVID-19 producida por un virus respiratorio que se transmite por goticas de saliva: los anticuerpos que producen los infectados y la inmunidad de grupo, la herd immunity (inmunidad del rebaño) como se le llamó a fines de los años 30 cuando los médicos de los Estados Unidos descubrieron el fenómeno. Si hay 20 infectados-portadores sanos en un vagón del Transmilenio, de los cuales uno no ha sido infectado, y se sube al vagón un pasajero infectado, la posibilidad de que este pasajero infectado infecte al que no lo está se reduce a la vigésima parte: hay 19 pasajeros que lo van a proteger. Si el que subió se para cerca al no infectado y tose y lo infecta, el nuevo infectado desarrolla a los pocos días inmunidad contra el virus y produce anticuerpos contra él y se suma a los millones de portadores sanos del virus. Esta es la inmunidad de grupo.

Que sus consejeros epidemiólogos le den las cifras de los muertos en las epidemias de gripa del año pasado y del antepasado en Colombia y las compara usted con los muertos de ahora por el COVID-19 y verá que los muertos actuales son poquísimos. Y usted decida si el COVID-19 es tan terrorífico. ¿Que fue por la cuarentena por lo que hay tan pocos muertos en Colombia le dirán sus epidemiólogos? Entonces haga una encuesta serológica de 100 voluntarios del Transmilenio tomados al azar (o de 1.000 si prefiere) y verá cuántos de ellos están sanos y tienen anticuerpos al virus.

Hoy tiene que haber en el mundo y en Colombia millones de infectados sanos. Los vacunó la naturaleza contra el COVID-19 meses o años antes de que se tenga una vacuna. Prefiero que el reactivo de los test de la encuesta que le propongo sea un antígeno del virus contra el cual se produzcan anticuerpos y no un pedacito del RNA del virus, pero para lo que nos interesa este también nos sirve. Si de los 100 test de la encuesta uno da positivo, entonces hay 500.000 infectados en Colombia. Si dan dos positivos, entonces hay 1 millón. Si dan cuatro, entonces hay 2 millones, y así.

Le dirán sus epidemiólogos que el Transmilenio no es representativo de Colombia. Por supuesto que usted no tendrá nunca el número exacto de portadores sanos del COVID-19 que haya en Colombia porque no les podrá hacer el test a 50 millones, pero se dará una idea de qué le estoy hablando. Haga de cuenta que está haciendo una encuesta de opinión en una campaña política. ¿Por qué el Instituto Nacional de Salud no le informó de esto antes de que usted decidiera poner al país en cuarentena? Cuando usted sepa cuántos infectados sanos hay en Colombia verá la inmensísima equivocación que ha cometido.

Todos los días pienso en los millones de dramas personales que han resultado en estos días que llevamos de cuarentena para sumárselos al gran desastre que era el país antes de esta desgracia provocada por el miedo, la deshonestidad y el error. Y en el desastre aumentado que nos espera. Cada vez que el Estado se mueve atropella a alguien. Ahora está atropellando al país entero. Mientras menos se mueva el Estado mejor. Y mientras menos alcaldadas mejor. Su cuarentena quedará como la mayor alcaldada que se haya dado nunca contra nosotros. Su cuarentena es un crimen. ¿Y por qué los otros jefes de Estado la declararon y por qué no la lenvantan hoy? Porque los han aconsejado mal, deshonestamente, y se han equivocado. Y por la presión popular aterrorizada por la prensa. Yo tengo la razón. Levante la cuarentena.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )