Luis Alfredo Garavito tiene leucemia, permanece interno en un hospital de Valledupar

Fuentes del Inpec confirmaron que Luis Alfredo Garavito, confeso violador y quien paga una pena por el asesinato de niños, padece leucemia.

Garavito permanece internado en el Hospital Rosario Pumarejo de López, de Valledupar, luego de que este martes fue trasladado a ese centro médico desde la cárcel de máxima seguridad La Tramacúa, luego de que le diagnosticaron un cuadro de anemia.  

El interno permanecerá en el centro hospitalario hasta que los médicos decidan qué se debe hacer para manejar su estado de salud, y definan si lo mantienen por un tiempo en instituciones médicas o lo envían de nuevo a prisión. 

Esto, porqueGaravito, de 63 años, está pagando una pena de 32 años, 3 meses y 20 días de prisión por la violación y homicidio de más de 140 menores de edad. 

La leucemia que padece Garavito es un tipo de cáncer en la sangre que empieza en la médula ósea, el tejido blando que se encuentra en el centro de los huesos. El término ‘leucemia’ significa sangre blanca. 

Los síntomas de la leucemia pueden variar según su tipo. Los más comunes incluyen cansancio y debilidad, síntomas que presentaba Garavito y por los que fue trasladado al centro de salud. También pueden presentarse fiebre, pérdida del apetito y peso.

Otros síntomas son dolor en los huesos como resultado de la multiplicación de las células leucémicas en el sistema óseo o la aparición de anemia, como le ocurrió a Garavito. 

La ‘Bestia’, como es conocido Garavito, fue capturado el 22 de abril de 1999 en zona rural de Villavicencio. Ese mismo año confesó el asesinato de por lo menos 140 menores de edad, desde 1992, crímenes cometidos en once departamentos del país. Sin embargo, a él se le atribuyen más de 200 crímenes cuyas víctimas fueron menores de edad. 

Actualmente cumple una condena por estos delitos, pero se especula que podría salir libre en poco tiempo por pena cumplida y redención de pena por trabajo y estudio. A causa de ello, la Fiscalía está revisando su caso. En la cárcel pasa las 24 horas del día recluido y se dedica a hacer manillas, aretes y collares. 

Aunque normalmente no es trasladado a centros médicos cuando presenta complicaciones de salud, esta vez fue enviado por su sintomatología.

Fuente: El Tiempo.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )