Excapo Gilberto Rodríguez tiene cáncer y pide a EE. UU. que lo deje morir en Bogotá

Gilberto Rodríguez Orejuela. Foto: Archivo de El Tiempo.

Consulado en Atlanta trabaja en su regreso, pero depende de respuesta de una corte de Florida.

Mientras la Comisión de la Verdad intenta reconstruir el episodio del ingreso de dineros del cartel de Cali a la campaña de Ernesto Samper, el líder de esa organización ilegal le pide a Estados Unidos que lo deje morir en Colombia.

“Gilberto Rodríguez Orejuela está viejo y enfermo. Tiene 80 años y ha sido tratado con cirugías y quimioterapias para varios tipos de cáncer”.

Así comienza la carta con la que Óscar Markus, abogado del excapo, le solicita a un juez federal que le otorgue la libertad y advierte que la situación médica de su cliente va en declive desde 2006, cuando sufrió un primer ataque cardiaco.

El capo está en una cárcel de mediana seguridad de Carolina del Norte, purgando 360 meses que se cumplen en febrero de 2030, a los 90 años. Pero Rodríguez está muy enfermo.

Rodríguez Orejuela tiene orden de libertad para el 2 de septiembre del 2030, cuando cumple 90 años.

Por eso, su abogado le está pidiendo a la Corte del Distrito Sur de Florida que los cobije con la llamada ley del primer paso, que permite que la familia y el apoderado soliciten su libertad con base en los principios de compasión y clemencia. En 2019 ya se lo habían pedido al centro penitenciario, sin obtener respuesta.

Markus le dice a la Corte que para su cliente es cada vez más difícil valerse por sí mismo, y que esa situación, sumada a su avanzada edad y a lo grave de las enfermedades que padece, le impide cuidar de su salud.

Tras hacer un recuento de los 25 centímetros de intestino que le quitaron, por un cáncer de colon; del hallazgo de una masa maligna en la próstata y de 42 sesiones de radiación y quimioterapia, el abogado dice que el excapo tiene hipertensión, ansiedad, depresión, cáncer en la piel, gota y una posible enfermedad terminal. Además, que su intención es llegar a Bogotá, donde sería cuidado por su esposa, Myriam, y por su hija de 54 años, Alexandra.

El consulado de Colombia en Atlanta ahora está trabajando con el Servicio de Inmigración para que pueda volar a su hogar, si se le concede la liberación compasiva, sin tener que pasar por la deportación, que dura meses, con una atención médica inadecuada y esporádica”, dijo el abogado Markus.El proceso 8.000

Aún no se sabe si la Comisión de la Verdad está interesada o no en escuchar la versión del condenado jefe del cartel de Cali Gilberto Rodríguez Orejuela sobre el llamado proceso 8.000.

El pasado 20 de febrero, el expresidente Ernesto Samper relató ante la Comisión de la Verdad su versión sobre la infiltración a su campaña a la presidencia de dineros del cartel de Cali.

Indicó que no hubo compromisos de la campaña con ese grupo ilegal y que en su momento se recibió información que la otra campaña, la de Andrés Pastrana, también había sido infiltrada.

«La infiltración de los dineros en mi campaña fue a nivel nacional, no regional». «La primera noticia que yo tuve fue a raíz de los famosos narcocasetes» que, según dijo, «no cayeron del cielo». El objetivo era «espiar» su campaña para encontrar relaciones con los sectores de la droga. El ministro Pardo tenía conocimiento del equipo que hizo las grabaciones.

Samper añadió que los casetes que recibieron estaban editados, y que allí no se mencionaba a la otra campaña. A través de un intermediario, dijo, pidió a Pastrana como candidato, que ambos sometieran a la Fiscalía, a cargo de Gustavo de Greiff, esa información para que se abriera una investigación.

Fuente El Tiempo.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )