Fuertes denuncias de padres de familias contra algunos colegios públicos de Barranquilla

Foto: Canal Tropical

Quejas que van desde la devolución del estudiante por los zapatos, hasta la no firma del diploma por ‘saldo en rojo’

El regreso a clases ya se dio y con el llega la compra de útiles escolares; de uniformes y hasta de objetos jamás imaginados para estudiar (por inútiles y hasta costosos).

Todos conocemos que hay listas de útiles inútiles; pero ahora se suma una nueva queja de padres de familia contra profesores, coordinadores y rectores, en las que aseguran algunos padres y madres de familia que sus hijos los devuelven por no llevar los zapatos ‘adecuados’ (nuevos) según el juicio del docente, rector o coordinador académico.

También los devuelven porque la camisa, el pantalón, o la falda tenga un defecto mínimo, o este muy usada (la misma del año anterior), lo que le parece inaceptable a algunos padres de instituciones públicas ¡sí leyó bien, instituciones públicas! Donde se presume la educación genera menos gasto, donde las exigencias se basan en lo académico y disciplinario; no en lo estético, generándole gastos excesivos y hasta innecesarios a los padres de familia; que ponen a sus hijos en dichas instituciones para precisamente ahorrase gastos, lo que termina siendo algo muy alejado de la realidad en muchas instituciones.

Frente a las devoluciones de los estudiantes; la ley dice: la permanencia del estudiante en el establecimiento educativo, es un aspecto que ha sido tratado de manera extensa por la Jurisprudencia nacional, la Corte Constitucional en Sentencias de junio 3 de 1992 y T-500 de 1998, expresó que la Constitución garantiza el acceso y la permanencia de los alumnos en el sistema educativo, y en el plantel en el que se encuentran matriculados, salvo que existan elementos razonables -incumplimiento académico o graves faltas disciplinarias del estudiante- que lleven a privar a la persona del beneficio de permanecer en una entidad educativa determinada.

La constitución garantiza la permanencia en la institución, salvo faltas disciplinarias; entonces ¿les están violando el derecho a la educación?

Una madre de familia que contacto a CANAL TROPICAL, nos contaba el drama que vive con su hija, porque según la institución educativa, en la que estudiaba su hija; no les era posible entregarle el diploma de bachiller y el acta de grado, teniendo en cuenta que cursaba grado once, de acuerdo con lo explicado por la madre de familia le dieron el tono de obligatoriedad, como requisito para graduarse; el vender boletas de bingos, rifas, postres y demás cosas para ‘recoger fondos’ que serían invertidos en mejora de las instalaciones en la institución.

Al no participar la institución se niega a firmarle el acta de grado y el diploma; documentos que requieren firma para su validez, y que le corresponden por terminar sus estudios, la rectora y cuerpo docente argumentan que la estudiante debe pagar el dinero que corresponde con cada evento, para que se le firmen la documentación; la cantidad solicitada no esta al alcance de la familia, para ellos 300 mil, pesos es mucho dinero, por lo que piden mayor vigilancia para evitar estos abusos. Se espera un acuerdo para la firma de el diploma y el acta de grado. Y por ello pidieron reserva de sus nombres y discreción con la institución.

Otro padre de familia que nos pidió mantener su identidad en secreto, nos comentó que en el colegio de su hija ubicado en Barranquilla, le pidieron 15 rollos de papel higiénico; la cifra ya escandalosa asombra más, si se multiplica por los 42 estudiantes de transición que como su hija, debían llevar esa cantidad de rollos de papel higiénico.

En Barranquilla y su área metropolitana encontraremos instituciones que aún no completan su cuerpo docente. Quizás el caso de más faltantes en contratación lo tenga Soledad, porque varios nombramientos en educación se cayeron, y es ahí donde la queja de padres y rectores suena en coro, gracias a que no hay suficiente cuerpo docente y demás material humano para las clases que ya iniciaron.

Una perlita más…

Por si lo anterior fuera poco; muchas instituciones educativas no le permiten a los padres y madres de familia comprar el uniforme de sus hijos en cualquier almacén; siempre dicen lugar y precio de compra de telas o de uniforme, que debe ser donde ellos dicen. ¡Sorprendente! Muchos rectores desean mandar más que el ministerio, según estás denuncias.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )