Columna Edgar García Ochoa Flash Diciembre 27 2019

Cada año me toca a mí una misión que hago con agrado porque quiero captar la reacción de los ganadores de una casa con carro incluido que el empresario Ruperto Andrade entrega de hace decenas de años a los costeños. 

Hace un par de días estuve con el esperando a la persona favorecida de este año y llegó llorando conmovida porque primero no tenía casa propia y resultó ser una señora cristiana que no sabía cómo caminar de la emoción.

Lo que sorprende de estas rifas en la cual se han favorecido centenares de personas desde cuando inició estos sorteos el amigo Ruperto es que el entrega la casa y el vehículo en la misma noche que se realiza la rifa de acuerdo al número de determinada lotería.

Adelanto que una de las virtudes que tiene esta rifa del empresario magdalenense es que entrega las llaves del inmueble y el vehículo para que duerman si quieren la misma noche cuando salen favorecidos.

Al día siguiente son los tramites notariales y el de su propio bolsillo paga los impuestos que son bastante elevados.

El dato que le doy a la ganadora de este año es que es cristiana y teme de pronto que el pastor de su templo la regañe porque dentro de sus reglas quienes pertenecen a esa religión no deben jugar la lotería.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )