«Al Junior le salió el Diablo», perdió la final 2-0 con el América

«Al Junior le salió el Diablo», perdió la final 2-0 con el América

América de Cali le ganó la final al Junior de Barranquilla con goles de Michael Rangel y Carlos Sierra. Los rojos se llevaron el campeonato y alcanzaron la estrella catorce.

En un estadio teñido totalmente de rojo. América de Cali hizo respetar su casa y venció a los tiburones en un cotejo dónde la efectividad en sus atacantes y las decisiones del VAR jugaron un factor determinante para la decisión del resultado. Carlos Sierra y Sebastián Viera, en contra le dieron en triunfo a los diablos rojos.

Desde el pitazo inicial los pupilos de Julio Comesaña plantaron su esquema defensivo el cual les permitió mantenerse sólidos en su propia área ante un América que pese a contar con el apoyo de su hinchada no pudo acercarse al arco defendido por el arquero Sebastián Viera.

Con el pasar de los minutos los rojiblancos se fueron adueñando de la posesión de la esférica e inclusive tuvo sus aproximaciones con el volante James Sánchez y el atacante Teófilo Gutiérrez, quienes exigieron al canserbero Neto Volpi.

Cuando todo parecía tranquilo para los visitantes una desatención defensiva fue aprovechada por los diablos rojos que encontraron el primer gol gracias a un cabezazo de Michael Rangel el cual se estrelló rebeldemente en el horizontal y en el rebote la suerte jugó en contra de Viera, quien vio como la pelota se iba al fondo de la red en 19 minutos de juego.

Pese al gol recibido Junior no cambio su estilo que lo caracterizó durante todo el año y por intermedio de sus mediocampistas y atacantes  siguieron generando ocasiones que no pudieron concretar en el arco defendido por el portero Neto Volpi.

Antes de la media hora de juego ambos entrenadores debieron hacer cambios por lesiones en sus jugadores. En el local Matías Pisano le dió paso al cartagenero Yesus Cabrera y por los barranquillero Germán Gutiérrez entró por David Murillo.

América apelando a la efectividad encontró la segunda celebración de la tarde una vez más en un ataque por costado izquierdo donde fue vulnerada la defensa costeña y en un centro que fue bien capitalizada por el volante Cristián Sierra, para desatar la locura en las gradas del estadio Pascual Guerrero.

En el último tramo de la primera mitad llegó la polémica del encuentro cuando el árbitro Wilmar Roldán, apoyado por el VAR decidió no sancionar un penal a favor de los costeños y anular un gol a los visitantes por un supuesto fuera de lugar de Teófilo Gutiérrez, con lo cual no pudieron irse al descanso con una desventaja de un solo gol.

Con el 0-2 en contra los rojiblancos salieron decididos en busca del descuento que les permitiera encontrar soñar con el anhelado empate; sin embargo pese a las variantes desde lo táctico que implementó el entrenador Julio Comesaña no pudieron vulnerar el cerco defensivo de los escarlatas quienes le dejaron la responsabilidad a los hasta entonces bicampeones de Colombia.

Con el andar del reloj el cotejo se fue viviendo con mayor intensidad; pero en la mitad del campo sin grandes emociones para ninguno de los dos bandos obligando al árbitro central a sacar varios cartones amarillos y una tarjeta roja a Marlon Piedrahíta, quien a diez minutos del final dejo a Junior con diez hombres.

Con el tiempo consumado América de Cali concretó la victoria y cortó una racha de 11 años sin ser campeón y celebró su estrella catorce a nivel de Liga.

Junior no pudo redondear un año brillante a nivel local donde ganó el torneo apertura y la superliga. Ahora se enfocará en la temporada 2020 dónde tendrá la oportunidad de tener  participación en la Copa Libertadores.


CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )