El niño de Bojayá, al que ningún familiar lloró

El niño de Bojayá, al que ningún familiar lloró

Mientras todos los cofres en los que iban los cuerpos de la masacre del 2 de mayo de 2002 eran llevados en medio de llantos, alabaos y gualíes por abuelos, madres, padres, hermanos, hermanos, tíos, tías, amigos y conocidos, uno de los cofres, el de un niño entre los 4 y 8 años, no tenía doliente. Ningún familiar lo reclamó y la comunidad decidió acogerlo para darle el último adiós.

Desde el 11 de noviembre, cuando los cofres llegaron al aeropuerto de Vigía del Fuerte, en Antioquia, para iniciar los actos y ritos en los que fueron despedidas las víctimas de la masacre ocurrida el 2 de mayo de 2002, cada uno de los familiares tomó y resguardó los cajones en los que iban los cuerpos de sus seres queridos.

Esos cajones, durante 8 días, nunca se separaron de sus abuelos, madres, padres, hermanos, hermanos, tíos, tías, primos, amigos y conocidos. En cada uno de los rituales y actos, ellos se preocupaban por mover, llevar y mantener eso cofres de la mejor manera.

Algo particular sucedió con uno de estos cajones de madera, uno blanco, sin nombre. En su descripción solo se leía “niño de 4 a 8 años de edad”.

Según el Instituto de Medicina Legal, pese a que este cuerpo fue plenamente identificado, su perfil genético no concuerda con el de las víctimas que también murieron en esta masacre, ni tampoco con el de algún bojayaseño. Este pequeño no tuvo familiares que lo lloraran o despidieran, pero sí una comunidad que estuvo atenta a lo que pasara con este angelito (como llaman a los niños que ha fallecido).

El último adiós.

Varios actos ecuménicos, marcados por la solemnidad, de alabaos, y palabras sentidas dieron inicio a la procesión final que llevaría a estos cuerpos al mausoleo en el que, 17 años después, descasarían en paz.

Con lista en mano dieron los nombres de las víctimas de esa masacre, allí los familiares pasaban a recibir el cuerpo de su ser querido y salían del coliseo en fila, guiados por el Cristo mutilado de Bojayá, cuando llegaron al cofre número 74, a través del micrófono, le pidieron a alguien de la comunidad que se acercara. “Niño de 4 a 8 años…invitamos a alguien de la comunidad o a alguien de la guardia…algún voluntario de la comunidad”, decía la persona encargada de leer el listado.

En ese instante, los funcionarios de la Fiscalía General de la Nación tomaron del altar, en el reposaban los 101 cofres, el cajón blanco con la placa que rezaba: “Niño de 4 años – Bojayá, Chocó – noviembre 17 y 18”.

Un integrante de la guardia negra, un hombre mayor que tenía el pelo marcado por las canas, tomó el cajón. Un cofre con una cita verde, flores y una imagen de un ángel. Salió del polideportivo y lentamente comenzó a avanzar hacia el mausoleo, junto al cuerpo del niño.

Un hombre poco expresivo y con mirada perdida, guiado por ese Cristo mutilado en la masacre, hizo su recorrido. Pasó por el frente de la iglesia del nuevo Bellavista, luego por el centro de salud, y por cada una de las calles escogidas en el recorrido para llegar al mausoleo, las cuales, por momentos, se hacían estrechas por la multitud de personas que querían darles el último adiós a sus familiares. Ese último adiós, como lo dijo el padre Antún Ramos, cierra un ciclo: “Si descansan los muertos, también descansaremos los vivos”.

Al terminar la procesión, el guardia negro colocó el cajón en una mesa, allí esperó su turno para que fuera depositado en una de las bóvedas del mausoleo que fue construido para guardar la memoria de las víctimas de la masacre.

Cuando fue llamado el “niño de 4 a 8 años” los integrantes del Comité por la Defensa de los Derechos de las víctimas de la masacre de Bojayá le pidieron a la comunidad que quedaba en el lugar que lo acogiera, las cantaoras entonaron un gualí* y una de las religiosas de la comunidad Agustinas invitó a las personas que están presentes en ese momento a que se elevara una oración para que Dios recibiera a este angelito* en el cielo.

En la placa que se instaló en la bóveda se lee la inscripción: “Una mano cobarde y una mente insensata acabó tu ilusión de vivir”.

Fue un momento emotivo, sentido y triste. Sobre las 7 de la noche eran pocas las personas que quedaban en este lugar. Sabedoras, cantaoras, hermanas de la comunidad Agustina y funcionarios de las diferentes entidades fueron los encargados de despedir a este niño que pese a que no tiene familia fue acogido y despedido de una manera especial, como a las demás víctimas de la masacre del 2 de mayo.

Este angelito de 4 a 8 años que descansa en el mausoleo del municipio de Bellavista, de Bojayá, ya se encuentra en el cielo esperando a que algún día un familiar o ser querido lo llore y le cante un chigualo.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )