¿Policías o enemigos …?

¿Policías o enemigos …?

60
0
Compartir

Cada día crece la indignación de la ciudadanía que pasa por la experiencia ya sea como víctimas, testigos o espectadores – en los medios de comunicación o las redes sociales – del maltrato, la arrogancia y la injusticia con que actúan muchos agentes de la policía en diversas regiones del país al tratar de imponer lo que ellos consideran una acción correctiva a la conducta de los presuntos infractores de la ley.

Este comportamiento policial ha venido aumentando de manera exponencial con la aplicación de los artículos del nuevo Código Nacional de Policía y Convivencia que, insistimos, debió llamarse “de Convivencia” solamente y no de Policía.

Observemos las cifras oficiales. En los primeros dos años (del 30 de Enero del 2017 al 16 de Febrero del 2019) de la aplicación del nuevo código se han impuesto 2 millones de comparendos de los cuales Barranquilla, con 73.753, aparece como la tercera ciudad del país (solo superada por Bogotá y Cali) donde más se han impuesto este instrumento policivo sancionatorio. Estamos hablando de que en la ciudad en promedio la policía ha venido imponiendo 100 comparendos diarios…!!!

Un poco más de la cuarta parte del total de estas sanciones a nivel nacional corresponden al consumo de bebidas alcohólicas o sustancias prohibidas en el espacio publico siendo la mas afectada. Le siguen el porte de armas blancas con el 13%, las peleas y riñas con el 6% y la ocupación del espacio público con el 4%. Llama la atención que durante este período el 84% de los comparendos se impusieron a jóvenes entre los 18 y los 27 años.

Cada vez son más abusivos los casos que se conocen en relación con la “..interpretación de la norma y la aplicación de justicia..” que hacen los policías en las calles a los ciudadanos sin tener el suficiente criterio ni la adecuada formación para ello. El famoso caso de la empanada, por ejemplo, acaba de ser resuelto por la inspectora número 17 de policía de atención prioritaria de la capital de la república, quien atendiendo la solicitud del joven de 22 años sancionado por comerse este alimento en la vía publica, en una acción coadyuvada por la personería, ordenó al Distrito la devolución de los dineros cancelados por el afectado. Sin embargo, esta semana se conoció de una persona que fue sancionada y multada porque transportaba en su vehículo particular a un pasajero que no era familiar suyo…!!

Afortunadamente la misma norma permite grabar en video los procedimientos policiales y ello ha facilitado lograr la evidencia.

Queremos seguir creyendo que son casos excepcionales y que no todos los agentes están en esa misma tónica, pero la evidencia es abrumadora por lo que nos hace pensar que los policías antes de ser los guardianes de la vida, honra y bienes de los ciudadanos, como se los ordena la constitución colombiana, son hoy objeto de la desconfianza, la prevención y el temor hasta el punto de que están graduándose de nuestros enemigos

Se requiere una acción enérgica e inmediata de las instituciones del Estado en dos sentidos: Por un lado la modernización de la policía hasta en su filosofía para que entiendan todos sus agentes lo importante que es la protección del ciudadano y la garantía eficaz del ejercicio de sus derechos fundamentales y, por el otro, la intervención urgente del ministerio publico en defensa de los colombianos, y para ello hablamos de la Defensoría del Pueblo, las Personerías de todos los órdenes y la Procuraduría General de la Nación.

@vherreram

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA